RESTAURACIÓN
Restauración

El aspecto anterior

Desde el principio la rehabilitación trató de potenciar los valores arquitectónicos que poseía el edificio, así se individualizan elementos como el pabellón de acceso exterior al recinto, el muro exterior que delimita el conjunto, dos cuerpos de edificación interiores y los patios con sus muros de cerramiento.
Se conserva la imagen del edificio original tanto en su fachada frontal como en los pabellones interiores que integran la gran cruz central y se han aportado elementos de la nueva arquitectura que hacen valorar de forma positiva la imagen de conjunto.
Destaca entre ellos el nuevo vestíbulo acristalado edificado en el antiguo edificio de ronda de cárcel. Este vestíbulo acristalado levantado como un muro cortina que separa la zona de acceso a la antigua prisión y las salas de exposiciones. El acceso se salva con una pasarela en forma de cajón cerrado.
Uno de los ejes más interesantes es la gran sala central de exposiciones de doble altura donde se conserva la galería original de acceso a las celdas, recuperando la funcionalidad de la escalera y pasarela de la planta superior. Las puertas de las antiguas celdas sirven como recordatorio de la función que un día tuvo el edificio. Al mismo tiempo en el espacio se decidió mantener la gran reja que separa esta sala y el vestíbulo modificándola ligeramente para adaptarla al espacio.
Finalmente se demolieron las tapias que forman los patios interiores y parte de los exteriores reinterpretándose la zona de patios en función de los nuevos usos del edificio.